235 – Tu Verdadera Identidad

 

 

El día de hoy toca el turno a una de las piedras angulares de UCDM, es sin duda una de las cúspides de comprensión a las que te llevara su practica y su estudio: Tú eres tal como Dios te creó.  Todo lo que Dios crea es como Él Mismo: santo, sin pecado, sin culpa, una fuente de Amor sin fin e inmortal.
Somos seres humanos buscando una experiencia espiritual, somos seres espirituales teniendo una experiencia humana. Pero no por ello el sueño es menos real.

Esta identidad santa no se empieza a vivir en el momento del nacimiento, y no dejamos de existir cuando el cuerpo deja de funcionar. Somos aspectos de un ser atemporal, cuya existencia se encuentra mas allá tiempo. “Soy el santo Hijo de Dios Mismo”

Uno de los aprendizajes mas importantes de esta lección es que la manera en que nos vemos a nosotros mismos determina la manera en que vemos al mundo. Es posible que no se vea claro al principio, pero si nos vemos a nosotros mismos como algo distinto al Hijo de Dios, le estamos asignando “al mundo el papel del verdugo y carcelero del Hijo de Dios”. Si nos vemos a nosotros mismos como seres separados, aislados y abandonados a un destino encadenado con sacrificios y lleno de incertidumbres, estamos eligiendo el paradigma y personaje de víctimas. Una partícula de polvo volando caóticamente dentro de un huracán, dando vueltas por el universo sin ningún propósito, función o misión trascendental.

Si en alguna ocasión has atestiguado esto dentro de tu fuero interno, desde la ventajosa posición de observador en tu mente, la pregunta de inestimable valor que habrás tenido y que hoy nos contesta la lección de hoy es: ¿Qué he hecho para que éste sea mi mundo?
La respuesta que UCDM nos da es contundente, sencilla y de una precisión inigualable es: “He negado mi identidad como Hijo de Dios”.

Lo exquisito de la lección de hoy es que cada uno negamos ésta identidad de innumerables maneras. De tantas que lograr conectarla a la respuesta que descubrimos en UCDM nos podría llegar a parecer difícil de entender, e inclusive en ocaciones chocante y desconcertante. Por no decir en ocaciones ficticia.

Sin embargo el dominio innegable de esta creencia lo podremos encontrar en el terreno de nuestro sentir, la mente esta demasiado atiborrada de creencias e ideas como para poder detectar en ella las maneras en que negamos esta identidad.

Aceptar mi Identidad es perdonar al mundo por lo que pensé me hizo. Es tomar responsabilidad por el mundo que veo. Si corregimos ese único error, hemos cambiado el mundo que vemos.

Se te ha dado todo poder en la tierra y en el Cielo. No hay nada que no puedas hacer. No puedo sufrir ni sentir dolor; no puedo sufrir pérdidas ni dejar de hacer todo lo que mi misión de vida me pida.

Para los que gusten saber más acerca del libro que menciono, llamado BLINK de Malcolm Gladwell. Aqui esta el enlace en amazon.com Mexico:

By | 2018-07-10T14:37:30+00:00 julio 10th, 2018|Categories: CLASES|0 Comments

Leave A Comment