NOTAS TRANSCRITAS DE LA SESIÓN:

¿Te habías dado cuenta que toda la gente andamos buscando lo mismo? las formas cambian pero la experiencia que pretendemos encontrar a través de ellas siempre es la misma. Algunas implican un cambio de ciudad, de pareja, de estatus económico, de cara, de coche etc. ¿Que ocurriría si descubrieras que eres tu quien decide lo que obtienes de cada situación? ¿Que ocurriría si aprendieras a re-programar lo que puedes obtener de cada experiencia? La sesión de Hoy es una invitación a contemplar las reglas básicas de la percepción.

La ciencia nos dice que los seres humanos hemos evolucionado para tener un instinto violento que disfruta del conflicto. Que somos 6 veces mas propensos a atacarnos mortalmente que cualquier otro animal. La historia demuestra con números estas cifras que hacen que los tigres parezcan gatitos de casa. Por ejemplo del año 1200 al 1500 en las americas se estima que el 25% de sus habitantes fueron exterminados por otros humanos. La ciencia considera este factor primordialmente cultural y que ha servido como estrategia de adaptación en la que el mejoramiento genético de la especie ha jugado un papel muy importante. Sin embargo aun y que somos una especie que se encuentra encima de la cadena evolutiva el conflicto en gran parte es provocada por nosotros mismos hacia nosotros mismos. Por otro lado se dice que la evolución para nosotros ha terminado, ahora nos toca a nosotros evolucionar conscientemente.

¿A cuantos de ustedes les gusta sufrir? Escribe SI, en el modulo de chat si a ti te gusta sufrir.

Para nuestra sorpresa, nadie dirá que si!, pero si no nos gusta sufrir o por lo menos respondemos tajantemente que no, ¿porque continuamos comportándonos como si así fuera? La manera en que nos comportamos nos contradice, podemos ver en ella que, o no pudimos contentarnos para iniciar un conflicto, por mínimo o mayor que este sea, ya sea con nosotros mismos o con los demás, o que decidimos tomar de excusa las acciones de alguien mas o las situaciones en nuestro entorno para sentirnos personalmente indignados. Nuestros comportamientos describen una historia diferente a la que nos hemos contado y nos ponen frente a frente con una realidad inesperada y sin embargo medible y tangible en nuestro día a día. Esta es la razón por la que preferimos comida chatarra en vez de un ensalada de germinado, esta es la razón por la que preferimos maldecir al vecino en vez de ira a hablar directamente con el en una manera apropiada y llegar a un acuerdo en cuanto a un tema conflictivo, por ello preferimos utilizar una substancia o una relación aun sabiendo que la factura nos la van a pasar al día siguiente con la resaca en vez de meditar o pasar una noche relajada de descanso. esta es la razón por la que preferimos guardar resentimiento de manera prolongada en vez perdonar de manera inmediata, esta es la razón por la que aun y que en múltiples ocaciones se nos han ofrecido oportunidades constantemente optamos por la satisfacción a corto plazo.

Una de las cosas que hemos aprendido es que inconscientemente estamos disgustados con nosotros mismos y con el mundo, y es una manera en que nos castigamos nosotros mismos, hay quien afirma que traemos cargando memorias de dolor y la única manera es hundirnos en inconsciencia para de alguna manera dejar de sentirlo. También se sabe que a veces estamos tan desconectados de nosotros mismos que tenemos una idea de nosotros mismos como de Superman, que nada de lo que hagamos traerá consecuencias, o por lo menos, no logramos verlas. Lo que si es seguro es que una vez que hábitos de autosabotage o auto flagelación se han instalado en nuestro sistema toma un gran esfuerzo verlo y aun mas deshacerlo. Parte del problema es que la energía y sensibilidad que requiere esto esta siendo consumida por el habito mismo. Y así, caemos en un circulo vicioso que se caracteriza por la presencia de un habito que desgasta nuestra energía y adormece nuestra sensibilidad, y falta de energía y sensibilidad para poder ver y tomar una acción resolutiva para eliminar la fuga.

Si contentaste que no te gustaba sufrir, y sin embargo te has dado cuenta que en algunas de las eleciones que has tomado, en retrospectiva, la elegido no solo no fue para tu beneficio sino que te genero sufrimiento. Entonces estas listo para que te diga que muchas de tus decisiones no son entonces hechas por ti ni son para tu beneficio, es como si fueran tomadas por un enemigo interno que tiene la capacidad de elegir por ti cada vez que no estas atento.

La mente es un servidor perfecto, pero es un terrible amo cuando le das al mando, desafortunadamente no nos ayuda a ayudarnos a nosotros mismos. Quizá porque no esta diseñado para ser amo, sino para cumplir la función del más maravilloso instrumento creativo.
Sabemos que para poder operar efectivamente sobre la mente requerimos de elevarnos por encima del plano mental en el que estamos y tomar las riendas de estas. Algunos llaman a este peldaño más elevado el estado meditativo, que es un estado donde ya no estamos a expensas de lo que dicten nuestros pensamientos, sino que podemos utilizar la mente de manera intencional para crear de manera voluntaria. Digamos que en este plano deja de usarte, de decirte como sentirte, como reaccionar, con que quedarte. Y la utilizas tu de manera intencional, premeditada y voluntaria. En este plano ya no vives en la incertidumbre del Ser sino en el conocimiento de ti mismo. En el estado meditativo tu mente se encuentra en paz, liberas miedo y resentimiento, se genera apreciación, gentileza y compasión, invita al presente nos conecta con la vida.

El día de hoy vamos a explorar esta posibilidad de manera pragmática esa posibilidad de dejar irradiar intencionalmente la Luz que traes contigo.

C25.IV La luz que traes contigo
Las mentes que están unidas, y que reconocen que lo están, no pueden sentir culpabilidad. Pues no pueden atacar, y se regocijan de que así sea, al ver que su seguridad reside en ese hecho feliz. 3Su alegría radica en la inocencia que ven. 4Y por eso la buscan, puesto que su propósito es contemplarla y regocijarse. 5Todo el mundo anda en pos de lo que le proporcionaría alegría, según cada uno la define. 6No es el objetivo en sí lo que varía. 7Sin embargo, la manera en que se ve el objetivo es lo que determina la elección de los medios, y lo que hace que éstos no puedan cambiar a no ser que se cambie el objetivo. 8Si éste cambia, se escogen otros medios, ya que l o que ha de proporcionar felicidad se define de otra manera y se busca de forma distinta.
2. Podría afirmarse, por lo tanto, que la ley básica de la percepción es: “Te regocijarás con lo que veas, pues lo ves para regocijarte”. 2Y mientras creas que el sufrimiento y el pecado te pueden proporcionar alegría, seguirán estando ahí para que los veas. 3 Nada es de por sí perjudicial o beneficioso a menos que así lo desees. 4Tu deseo es lo que determina los efectos que ha de tener en ti porque lo elegiste como un medio para obtener esos efectos, creyendo que eran los portadores del regocijo y de la felicidad. 6 Esta ley rige incluso en el Cielo. 7El Hijo de Dios crea para ser feliz, puesto que comparte con su Padre el propósito que Éste tuvo al crearlo a fin de que su alegría fuese cada vez mayor y la de Dios junto con la suya.
3. Tú que eres el hacedor de un mundo que no es cierto, descansa y halla solaz en otro mundo donde mora la paz. 2Ése es el mundo que le llevas a todos los ojos fatigados y a todos los corazones desfallecidos que contemplan el pecado y entonan su triste estribillo. 3De ti puede proceder su descanso. 4De ti puede surgir un mundo cuya contemplación los hará felices y donde sus corazones estarán rebosantes de dicha. 5De ti procede una visión que se extiende hasta todos ellos, y los envuelve con dulzura y luz. 6Y en este creciente mundo de luz, las tinieblas que ellos pensaban que estaban ahí se desplazan hasta convertirse en sombras lejanas y distantes, que no se recordarán por mucho tiempo una vez que el sol las haya desvanecido. 7Y todos sus pensamientos “malvados” y todas sus esperanzas “pecaminosas”, sus sueños de culpabilidad y venganza despiadada, y todo deseo de herir, matar y morir, desaparecerán ante el sol que tú traes contigo.