NOTAS SOBRE LA CLASE DE HOY:

Cuando no perdonas, tu mente se encadena a su propia creencia de fragilidad, en defensa y desgaste constante de su energía vital, incapaz de empuñar su creatividad. Para que el fulgor de la verdad brille en tu vida hay que aprender a vivir sin mascaras, sin trincheras ni símbolos de pseduo-identidad. Caminar expuestos por el campo de batalla y elevarse por encima de el… El Crepúsculo de los Ídolos.

¿QUE SON LOS IDOLOS?

Un ídolo es un “dios falso”, es cualquier cosa que creemos capaz de salvarnos y darnos felicidad. Su propósito es proporcionarnos aquello que no podemos lograr por nosotros mismos pues creemos que posee poder y magia. Es una imagen material inerte sobre un altar que nos fallará. Los ídolos son ideas en las que hemos depositado nuestra seguridad y felicidad, se proyectan en lo externo tomando formas materiales como personas, lugares o cosas que creemos nos protegerán y completarán, poder, fama, dinero etc. (L50.1)

Los dioses de la avaricia, crueldad, la enfermedad y el miedo han reemplazado el Dios del Amor. El Idolo principal es el Ego (C31.V.2:1). Los ídolos nunca dan, solo exigen. Crean Caos y confusión en tu mente. (C20.VI.3), (C10.V.3:2). Buscamos ídolos porque el ego nos ha convencido que somos débiles e incompletos y que la solución se encuentra afuera. (C29.VIII.2).) Los ídolos tienen doble propósito:  En lo externo su función es cuidarnos y darnos felicidad, pero su propósito real es traer sufrimiento y miseria, la función de los dioses de la muerte, la enfermedad, la carencia no es alejarnos de las mismas, sino llevarnos a ellas (C29.VII.4). Buscar idolos implica percibirnos incompletos, de otro modo no los buscaríamos. Los idolos son proyecciones de pensamientos auto destructivos. Los reemplazamos uno tras otro. Todos los ídolos te defraudarán.

¿COMO DESHACERNOS DE LOS IDOLOS?

Dándonos cuenta que los ídolos realmente no tienen poder de hacer nada, no pueden cambiar quien en realidad somos. (L170.7), (C30.IV.4)

Ejercicio:

La Declaración de Independencia de los ídolos. (C4.III.9).